Logo_Bulletin




[Nyeleni - Via Campesina - Newsletter, Bulletin, Boletin]

Portada del sitio > Nyéléni Forum 2007- Español > Prensa > Cobertura del Foro > Un foro con aroma de mujer

Un foro con aroma de mujer

Luis Hernández Navarro

Viernes 23 de febrero de 2007, por maitreuweb

Sélingué, Malí, a 21 de febrero de 2007. Luis Hernández Navarro, enviado.

La agricultura se ha convertido en un asunto central en la agenda política mundial. Las diferencias en torno apertura del sector agrícola descarrilaron la Ronda de Doha y estancaron las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Los precios de las materias primas (granos, fibras y oleaginosas incluidos) han disparado las señales de alarma.
México pagó a comienzos de año el costo de considerar en serio el comportamiento de los mercados internacionales de maíz. El alza en el precio de la tortilla, un alimento nodal en la dieta popular, precipitó el malestar social y provocó una caída de 20 puntos en la popularidad del presidente Felipe Calderón.
A diferencia de los tecnócratas que no le dan importancia a la agricultura y siguen apostando seriamente a la “teoría de las ventajas comparativas” para desorganizar el sector, campesinos de todo el mundo llevan años insistiendo en la necesidad de que sea reconocido el derecho a la soberanía alimentaria. Vía Campesina, la agrupación internacional de pequeños productores rurales más importante en el mundo, ha hecho de esta demanda un elemento central de su accionar.
Ellos entienden la soberanía alimentaria como el derecho de cada pueblo a definir sus propias políticas agropecuarias y en materia de alimentación, a proteger y reglamentar la producción agropecuaria nacional el mercado doméstico a fin de alcanzar metas de desarrollo sustentable, a decidir en que medida quieren ser autosuficientes, y a impedir que sus mercados se vean inundados con productos excedentarios de otros países.

Sélingué, Mali

El 23 y el 27 de febrero comenzará aquí, en Séligné, Mali, en el Africa Occidental, el Foro Mundial de la Soberanía Alimentaria. No se trata de un encuentro más, de los muchos que cada año auspician diversas ONG. En la inauguración participará el presidente de Venezuela Hugo Chávez y el presidente de Mali Amadou Toumani Touré. Participan 600 delegados de los cinco continentes, representantes de sectores sociales interesados en las cuestiones agrícolas y alimentarias. Allí estarán personalidades del mundo rural como José Bové, Paul Nicholson y Rafael Alegría.
El Foro fue organizado y convocado por un colectivo conformado por Vía Campesina, la Red de Organizaciones Campesinas y Productores Agrícolas de Africa Occidental (ROPPA), la marcha Mundial de las Mujeres, el Foro Mundial de Perscadores y Trabajadores pesqueros, el Comité Internacional de Planificación para la Soberanía Alimentaria, la Red por la Soberanía Alimentaria, y los Amigos de la Tierra. Se le conoce también como Nyéléni 2007.
El Foro tiene nombre de mujer. Fue bautizado como Nyéleni 2007 por que las organizaciones de Mali quisieron darle un nombre significativo para los campesinos de su país. Nyéleni, según Ibrahim Coulibaly, es el nombre de una mujer que entró a la historia de su nación como madre nodriza, madre agricultora, que luchó para afirmarse como mujer en un entorno que no le era favorable. Ese símbolo podría ser, también, el de la lucha por la alimentación, el de la soberanía alimentaria.
El encuentro permitirá reafirmar el derecho a la soberanía alimentaria y precisar sus implicaciones económicas, sociales y medioambientales. Buscará definir una estrategia para que el derecho de los pueblos a la soberanía alimentaria sea reconocido como un derecho específico pleno y vinculante por los estados y garantizado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
Se trata de que la lucha por la soberanía aliementaria deje de ser una demanda exclusiva de las organizaciones campesinas y sea retomada por otros sectores: pescadores, trabajadores asalariados, ambientalistas, mujeres.
La discusión se organizará en torno a tres puntos centrales: ¿En pos de qué luchan? ¿En contra de qué luchan? Y ¿Qué pueden hacer al respecto?
Asimismo, los asistentes reflexionaran sobre siete puntos: 1) Las políticas del comercio internacional y los mercados locales; 2) El conocimiento local y la tecnología; 3) El acceso y el control a los recursos naturales: tierra, agua, semillas y razas de ganado; 4) Cómo comparten el uso de los territorios y el suelo, el agua, los derechos de pesca, la acuacultura y los bosques; 5) Los conflictos y los desastres naturales: cómo responder a nivel local e internacional; 6) Las condiciones sociales y la migración forzada; y 7) Los modelos de producción: los impactos sociales y en las personas, sus medios de vida y el medio ambiente.

Mali y el algodón

¿Por qué realizar un encuentro así en Mali? Mali es un país democrático que ha hecho de la soberanía alimentaria el objetivo prioritario de su nueva ley de Orientación Agrícola. En 1991 se derrocó la dictadura.
Es un país situado en Africa Occidental. Tiene 12 millones de habitantes. El 80 por ciento de su población es rural. Casi la mitad tiene menos de 15 años. Fue colonia francesa. En su territorio se sucedieron grandes imperios africanos. La agricultura ocupa un lugar central en su economía. Casi el 75 por ciento de la población se dedica a ella. El algodón, junto al oro, es la principal fuente de divisas extranjeras. Llegó a aportar el 15 por ciento del PIB.
Mali es un país sumamente pobre. Tanto así que se encuentra entre las 10 naciones más pobres del planeta. El 90 por ciento de la población vive con menos de dos dólares diarios. A pesar de ello, Senegal, su vecino, menos pobre que él, recibe casi el doble de ayuda al desarrollo. Si el su algodón tuviera un precio justo la pobreza se reduciría enormemente. Si los subsidios en Estados Unidos se suprimieran el precio de la fibra crecería.
En 2005, el Presidente de Mali, Amadou Toumani Touré, declaró en la sesión de apertura del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington: “Con demasiada frecuencia los programas nos vienen impuestos y luego se nos dice que son programas nuestros… Personas que jamás han visto el algodón vienen a darnos lecciones sobre algodón…”
La acusación no es gratuita. El Banco Mundial ha impedido que el gobierno obtenga más apoyos porque no ha privatizado su industria algodonera. No obstante ello, la liberalización del sector ha dejado a los productores a expensas de un mercado altamente distorsionado por las grandes subvenciones que reciben los agricultores estadunidenses. Desde 1990 su precio ha sufrido una caída sostenida, en parte como resultado del desmoronamiento de la industria textil rusa, gran consumidora de la fibra. Como consecuencia de ello, en 2005, tres millones de campesinos algodoneros vieron como sus ingresos disminuyeron en 20 por ciento.
Durante treinta años la Compañía Maliense de Desarrollo de las Industrias Textiles (CMDT) ejerció un semimonopolio sobre la producción. El 60 por ciento era propiedad del Estado y el restante 40 por ciento del grupo francés Dagris. Gracias a ello había un control del conjunto de la cadena productiva, desde la producción hasta la comercialización. Las organizaciones de campesinos jugaban un papel importante en este proceso. Las ganancias del llamado “oro blanco” permitían construir escuelas y centros de salud.
En contraste, del otro lado del mundo, en Estados Unidos, no solo no se exige la liberalización del sector algodonero sino que se propicia una fuerte intervención estatal. Solamente 25 mil agricultores estadunidenses cultivan algodón. Sin embargo su riqueza e influencia es enorme. Obtienen una media anual de 3.4 mil millones de dólares por concepto de subsidios. El ingreso neto de un algodonero en el país del Tío Sam es de alrededor de 800 mil dólares al año. Estados Unidos es el primer exportador de algodón en el mundo. Ello, a pesar de que son los productores más caros del planeta. Con la producción textil disminuyendo en su país, deben de dedicar cada vez más volumen de su cosecha al mercado internacional. El programa de apoyo establecido asegura a los grandes cultivadores un precio mínimo de 70 centavos la libra de algodón para compensar cualquier caída en los precios.
Mali, pues, tiene buenas razones para hospedar un encuentro que hablará sobre la soberanía alimentaria, uno de sus problemas nodales. Un encuentro con aroma de mujer.