Logo_Bulletin




[Nyeleni - Via Campesina - Newsletter, Bulletin, Boletin]

Portada del sitio > Nyéléni Forum 2007- Español > Prensa > Cobertura del Foro > México es un país peligrosamente dependiente por su falta de soberanía (...)

México es un país peligrosamente dependiente por su falta de soberanía alimentaría

Lunes 26 de febrero de 2007, por maitreuweb

México tiene vigente desde 1994 un Tratado de Libre Comercio con
Estados Unidos y Canadá. En estos 12 años los impactos brutales sobre
la agricultura mexicana y sobre las comunidades campesinas han sido
acumulativos, pero según el dirigente campesino Alberto Gómez, en la
actualidad "se ha vuelto mas descarado el ajuste de leyes en favor de
las transnacionales. Son mas y mas oportunidades que desde el gobierno
se le otorga a las transnacionales con dineros públicos".

Para el 2008 esta estipulado que el comercio agrícola en el NAFTA no
tenga ninguna medida de protección relativa para la agricultura
mexicana, comenzando la etapa final y de mayor concentración de poder
de las transnacionales de la alimentación.

Alberto Gómez es el Coordinador Nacional de la Unión Nacional de
Organizaciones Campesinas Autónomas (UNORCA), una organización de
representación indígena y campesina que viene desarrollando su trabajo
de resistencia y lucha desde 1985. Fue el encargado de presentar ante
el plenario del Foro Mundial por Soberanía Alimentaría, los acuerdos
alcanzados en el grupo de trabajo sobre comercio internacional y
agricultura.

"La soberanía alimentaría es la gran alternativa para este mundo, y
esto será a través del fortalecimiento de los movimientos sociales,
las movilizaciones de masas, la construcción de alianzas, la
concientización de las poblaciones" concluyó el dirigente ante la
plenaria.

En una entrevista con Radio Mundo Real, Gómez señaló que "debe haber
un fortalecimiento de las luchas de resistencia" a todos los niveles,
global, regional y nacional. La soberanía alimentaría implica el
desarrollo de los mercados locales, la búsqueda del relacionamiento
directo entre consumidores y productores, y en suma la concientización
pública de como y quien controla lo que se come".

Lo que se vive en la actualidad es "una guerra contra las agriculturas
campesinas" dijo el dirigente mexicano. En México "el poder que se le
está dando a las transnacionales de la alimentación sobre los
productos sensibles y estratégicos es cada día mas visible. La
alimentación de los mexicanos esta controlada por las empresas"
aseguró el dirigente.

"La agricultura campesina es hoy una cuestión de alimentación para los
mexicanos, y es también una cuestión de seguridad nacional. México es
un país peligrosamente dependiente y expuesto a las presiones de las
transnacionales" concluyó.

Frente a esto los movimientos sociales mexicanos ya vienen realizando
grandes movilizaciones de masas y se proponen intensificarlas a lo
largo del año. Durante las primeras semanas de febrero miles de
campesinos e integrantes de los sectores mas empobrecidos protestaron
contra el aumento absurdo en el precio de la tortilla de maíz, clave
en la canasta básica de las familias de bajos ingresos.

Además, "en el 2008 se da la apertura total de los mercados agrícolas,
en el punto final del Tratado de Libre Comercio. No tenemos mas
alternativas que movilizarnos incorporando no solo a la gente que esta
en alguna organización sino a toda la población. Hemos entablado
alianzas con organizaciones de agricultores de Estados Unidos y de
Canadá de forma tal que la lucha contra el NAFTA no va a ser solo de
mexicanos sino de los sectores populares y pequeños productores
afectados en los tres países".