Langues : fr ; es ; en

Nyéléni 2007 - Foro para la Soberanía Alimentaría. 23 - 27 de Febrero de 2007. Sélingué. Mali
Portada del sitio | Nyéléni 2007- Foro para la soberania alimentaria | Prensa | Cobertura del Foro  

Última actualización :
jeudi 14 décembre 2017
Portfolio

Sélingué
Mujeres agriculturas: Gestoras de soberanía alimentaria
Irene León
El día 22 de febrero, en Sélingué, Malí, en vísperas del inicio del Foro Mundial por la Soberanía Alimentaria, se realizó un encuentro de mujeres, convocado por la Marcha Mundial de las Mujeres. Entre los temas en la agenda, se abordó el del conocimiento desarrollado por las mujeres del campo y su aporte para la soberanía alimentaria.

La alimentación, que es indisociable de la supervivencia humana, se ha desarrollado mediante un largo proceso de descubrimientos e investigación, que históricamente ha sido encabezado por las mujeres. Desde la invención de la agricultura, pieza clave en esta materia, ellas han experimentado, han hibridado semillas, han seleccionado lo comestible y lo no comestible. También han preservado alimentos e inventado y refinado la dietética, la culinaria y sus instrumentos. A través de esto, han generado uno de los más importantes referentes de cada una de las culturas y sociedades; y no es poco decir: ellas han alimentado al mundo. Gracias a ello, la humanidad ha sobrevivido a los subsecuentes modelos concentradores de los bienes, que han alterado los preceptos previsores de producción para el sustento y los han reemplazado por tratos de lucro, entre cuyas consecuencias figura el hambre, que atañe a unos 816 millones de personas y se incrementa cada año en cuatro millones más, según cifras de la FAO(1). Unos 40 países enfrentan un estado de emergencia alimenticia y una de cada seis personas padecen de desnutrición en los países en desarrollo(2), al punto que cada 3,6 segundos alguien, por lo general una niña, muere de inanición. Mientras tanto, con una cifra de negocios de unos 3.5 billones de dólares, el comercio de los alimentos procesados es actualmente uno de los filones más rentables que existen, solo que la clientela para comprarlos no es universal, pues más de un billón de personas viven con un ingreso de 1 dólar US o menos por día y 2,7 billones con menos de $2. (Ver anexo). En estas circunstancias, lograr el propósito de resolver el problema del hambre y la alimentación a través de los mecanismos mercantiles es bastante improbable. Pues al mantener las diferencias estructurales y la mala distribución intactas, nada indica que los ingresos potenciales de los consumidores vayan a mejorar. Lo que sí se puede vaticinar es que las mujeres continuarán alimentando a la humanidad, pues sin ninguna duda, las prácticas de producción de alimentos que aún se conservan en sus manos continúan teniendo un sentido de previsión. Y, tal como están las cosas, ellas abastecen ya entre el 60 y el 80% de la producción alimenticia de los países más pobres y alrededor del 50% a escala mundial.

Los huertos domésticos que ellas mantienen “...son, muchas veces, verdaderos laboratorios experimentales informales, al interior de los cuales ellas transfieren, favorecen y cuidan las especies autóctonas, experimentándolas a fondo y adoptándolas para lograr productos específicos y si es posible variados, que ellas están en capacidad de producir. Un estudio reciente realizado en Asia ha mostrado que 60 huertos de un mismo pueblo contenían unas 230 especies vegetales diferentes. La diversidad de cada huerto era de 15 a 60 especies”(3). En India “las mujeres utilizan 150 especies diferentes de plantas para la alimentación humana y animal y para el cuidado de la salud. En Bengala occidental, hay 124 especies de "malezas" que se recogen en los arrozales y tienen importancia económica para las agricultoras. En la región de Veracruz, México, las campesinas utilizan alrededor de 435 especies de flora y fauna silvestre de las cuales 229 son comestibles”(4).

Gracias al acumulado de conocimientos relativos a la práctica agrícola, a la previsión productiva, al procesamiento y distribución, las mujeres, aún en contextos de pobreza extrema, alimentan a la humanidad y mantienen patrones de consumo congruentes con el cuidado de la tierra y la colectividad. Sin embargo, al momento de definir las políticas agrícolas y alimenticias, esta es una consideración de último rango, pues en el mundo del rey mercado, ellas apenas mantienen el dominio del 1% de las tierras agrícolas. El sesgo patriarcal presente en las políticas y medidas internacionales, se manifiesta igualmente en el ámbito nacional y en las prácticas locales. Las desigualdades de género en el mundo rural han sido señaladas entre las más crudas de las relaciones sociales que afectan a la sociedad y en especial a las mujeres(5), cuya invisibilidad histórica llevó a que su propia existencia como sujetos tan solo empezara a ser reconocida en el último cuarto del siglo pasado. Hasta ahora, aunque han sido adoptadas significativas políticas en distintas esferas, en la práctica, la discriminación en el mundo campesino y en el de la alimentación se mantiene casi intacta, especialmente porque las mujeres no son consideradas aún ni actoras económicas, ni productoras de conocimientos, ni sujetos sociopolíticos integrales.

Más bien, en sentido contrario, mientras los conocimientos y prácticas agrícolas son privatizados, patentados y monopolizados por las grandes corporaciones, lo producido por ellas, que involucra a casi todo lo que se mueve en este universo, es considerado como materia bruta, sin valor. Sus conocimientos en materia de semillas: recolección, clasificación, identificación de propiedades, almacenamiento, cualidades dietéticas y culinarias, la complementación entre ellas para prevenir enfermedades, entre otros, siguen casi inadvertidos y devaluados social y económicamente.

Peor aún, el dominio de lo alimentario sólo ha ganado valor y preponderancia con la irrupción de los capitales y sus dinámicas en la gestión. Tan sólo la Nestlé, considerada como el mayor conglomerado mundial de la alimentación, generó durante el 2005 una cifra de negocios récord de 74.342 millones de dólares, con un crecimiento de 7,5 por ciento respecto a 2004. El beneficio neto fue de 6.520 millones de dólares. Las mayores ventas y beneficios se registraron en Norte y Sudamérica, con ventas por 25.051 millones de dólares. Para 2006, espera un crecimiento de entre 5 y 6 por ciento, así como mejoras en el margen operacional(6).

Con este tipo de indicios comerciales las posibilidades de control planetario de las corporaciones se multiplican y, a la vez, las relaciones de poder patriarcales y capitalistas adquieren nuevos matices. Pues ya no se trata sólo del acaparamiento de los recursos de la tierra, el agua y los réditos sobre el trabajo de las personas, sino del control absoluto del mercado sobre las dinámicas sociales y hasta de la apropiación de la vida misma.

Así, si el cúmulo de injusticias históricas que pesan sobre las productoras y creadoras es ya abundante, la expropiación de sus conocimientos y de los medios para producir de manera autónoma, potenciada por esta fase de ascendencia del capital, en una época en la que justamente el conocimiento es consubstancial al valor, constituye una alienación sin precedentes.

Esto puede percibirse en las dinámicas que generan instrumentos tales como el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio –ADPIC- (7), que prescribe la patentación de todos los recursos genéticos, cuya aplicación actúa como un principio dictatorial que aniquila los conocimientos de las campesinas y las posibilidades de desarrollarlos. Pues además de la expoliación directa de éstos, que son pirateados, patentados y por lo general expatriados por el sector privado, también ellas mismas son expulsadas de sus ámbitos de vida. Bajo los regímenes del agronegocio y sus secuelas de trabajo agrícola y alimentario precario, muchas son empujadas, además, a la migración.

La pérdida del contexto de producción campesina redunda en la privación del escenario y del potencial de desarrollar y/o mantener conocimientos. Mientras que las transnacionales dan prioridad al desenvolvimiento y monopolio de estos últimos. La Nestlé, por ejemplo, cuenta con con 17 centros de investigación repartidos por todo el mundo, en los que trabajan 3.500 especialistas, y destina un 1,5% de su cifra de negocios a la investigación(8).

Adicionalmente, la patentación de las creaciones de las mujeres las obliga desde ya a comprar franquicias a los dueños de las patentes, para poder continuar ejerciendo con sus propios inventos: la agricultura, el procesamiento de alimentos, la salud tradicional y otros. Esto conspira contra las estrategias de supervivencia que ellas han desarrollado, contra sus prácticas productivas y distributivas.

Aquellas que producen y comercializan cereales, derivados agrícolas, y hasta platos típicos, sólo podrán hacerlo, bajo la obtención de franquicias, compradas a los dueños de las patentes, de sendas invenciones que ellas mismas han creado(9). En términos concretos esto significa el aniquilamiento de las redes de distribución alimentaria urbana y rural, que abastece a las mayorías empobrecidas del planeta. En tanto que la importancia y poderío de los conglomerados de alimentación barata está en pleno auge.

En España, por ejemplo, las empresas de comida rápida figuran entre las primeras de las 100 de mayor facturación. Según la guía de Franquicias y Oportunidades de Negocio 2006 de Tormo & Asociados, el número de estas redes se ha multiplicado: en dos años han pasado de 19 a 27. Esta cifra supone un total de 2.253 establecimientos que facturan casi un millón de euros al año cada uno. Eso sí, abrir una de estas franquicias requiere una inversión media de 300.000 euros y locales amplios que en muchos casos deben superar los 100 m2. Asimismo, tan sólo Pescanova, grupo de alimentos congelados, obtuvo en el primer semestre de 2006 un beneficio neto de 6,95 millones de euros, un 5,5% más que en el mismo periodo del año anterior(10).

Según la FAO y sus conocidos asociados mercantiles, esta es una opción de consumo individual. La preferencia por la comida rápida -pizza, hamburguesas y otras-, es para esta entidad un asunto inherente a la globalización y representa una posibilidad de paliar las carencias de calorías, cuyo acceso es considerado como un pilar para la erradicación del hambre. A la cola de esto figuran las consideraciones humanas y hasta las propias nociones capitalistas de calidad de vida.

Las leyes de mercado; los acuerdos de libre comercio; el poder de las transnacionales y la carta blanca para sus negocios otorgada por las normativas de la Organización Mundial de Comercio -OMC-; la prospección biogenética y la biopiratería; son las más omnipresentes amenazas a los conocimientos de las mujeres, a su relación con la tierra, la agricultura, la producción alimentaria y la vida.

******************************************** Anexo:

Los pilares de la crisis alimentaria

Las diferencias estructurales inherentes al capitalismo y la falta de distribución justa de los recursos alimenticios, aparecen, a todas luces, como los pilares sobre los cuales se levanta la crisis alimentaria que afecta al mundo.

Según cifras de la FAO, tres quintas partes de la población en los 61 países más pobres perciben solo el 6% del ingreso mundial(11). Estas poblaciones carecen de la capacidad de adquirir alimentos suficientes en el mercado, aun habiendo una disponibilidad suficiente. Con un reparto tan desigual de la riqueza, unos países padecen altos índices de hambre, mientras que otros registran excedentes alimentarios y excesos en el consumo. Este hecho indica la sinrazón de la perspectiva comercial para encarar la problemática de la producción y distribución de alimentos.

Paradójicamente, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación -FAO- institución encargada de velar por la seguridad alimentaria y tomar medidas viables para la erradicación del hambre, minimiza las prácticas de auto sustento y apunta a la agricultura comercial como la vía inequívoca para encaminar su mandato. Pondera además el problema en términos de oferta, demanda y demografía, y proyecta las soluciones en términos de consumo individual, dependiente de la fluctuación de los precios en el mercado(12). Sus cuantificaciones y análisis omiten, por lo general, las diferencias estructurales y de género, apuntando más bien a sus consecuencias.

Según esta entidad, en sus proyecciones hasta el 2030 basadas en un hipotético crecimiento que generaría el mercado: “Al aumentar los ingresos, el acceso a los alimentos debe hacerse más igual. Esto es debido a que las personas con ingresos bajos gastan una elevada proporción del aumento de sus ingresos en alimentos, mientras que existe un límite máximo para la cantidad de alimentos que las personas ricas están dispuestas a consumir. Esta mayor igualdad tendrá un efecto importante en el número de personas desnutridas. Por ejemplo, en los 44 países cuya ingesta media de alimentos será superior a 2 700 kcal/día en 2015, se espera que el número de personas desnutridas sea de 295 millones. Pero si la desigualdad en el acceso a los alimentos se mantuviera constante al nivel actual, este número aumentaría hasta 400 millones”(13). No obstante, esta misma entidad reconoce que: “El crecimiento económico no será suficientemente rápido. En Níger, por ejemplo, 3,3 millones de personas (o el 41 por ciento de la población) padecían desnutrición en 1990-92. Para alcanzar el objetivo de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación, el número de personas desnutridas tendría que descender hasta 1,65 millones (o el 9 por ciento de población) en el año 2015. Para conseguir esto, se necesitarían tasas de crecimiento muy por encima de las que Níger ha experimentado a lo largo de los dos últimos decenios.” (14) En un escenario caracterizado por el acaparamiento transnacional de la agricultura y la alimentación, y por la irrupción del juego de los capitales financieros especulativos en el sector, las tendencias apuntan sólo hacia una mayor polarización. De hecho, estas dinámicas no sólo son el principal impedimento para el mantenimiento y desarrollo de las prácticas de autosustento alimentario, sino que la misma vida campesina como entidad social, cultural y económica, está en riesgo de desaparecer ante el surgimiento de monumentales fábricas de alimentos procesados y transgénicos, que, al implantarse, inhabilitan los elementos constitutivos de la vida campesina.

************************************************ (1) ¿Cumpliremos con el objetivo de reducir el hambre?, FAO, octubre 2006, http://www.fao.org/newsroom/es/news/2006/1000428/index.html (2) FAO, Agricultura mundial: hacia los años 2015/2030. Informe resumido..., 2006, http://www.fao.org/docrep/004/y3557s/y3557s00.HTM Ver Anexo 1 (3) Sally Bunning and Catherine Hill, Farmemrs’ Rights in the Conservation and Use of Plant Genetic Resources: Who are the Farmers?, Women in Development Service (SDWW) FAO Women and Population Division, www.fao.org (4) Vandana Shiva, “La masculinización de la agricultura: Monocultivos, monopolios y mitos”, Octubre de 1998, www.grain.org/sp/publications/biodiv172-sp.cfm (5) Movimento de Trabalhadores Rurales Sem Terra, A Questao da Mulher no MST, Brasil, 1996, pp1 (6) Enildo Iglesias, Sobre la responsabilidad social corporativa de Nestle, La Insignia, mayo 2006 http://www.lainsignia.org/2006/mayo/econ_008.htm (7) Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio, http://www.wto.org/spanish/docs_s/legal_s/27-trips.pdf, define un marco legal internacional referente a la protección de la duración de patentes, a la materia patentable, así como a los mecanismos de sanción, incluso sanciones de comercio. (8) Idem 10 (9) Irene León, De Mujeres, vida y semillas, in Sementes, patrimonio dos povos, Vía Campesina Brasil, 2005 (10) http://www.invertia.com/noticias/tiemporeal_emp.asp?idtel=RV011PESCANO (11) Fast facts: The face of poverity, Millenium Project, United Nations, 2001 (12) Francisco Javier Toro Sánchez, Giuliaserena Gagliardini, La Seguridad Alimentaria y la FAO: Una revisión crítica de los informes sobre el estado mundial de la agricultura y la alimentación, España, marzo 2006, http://www.ub.es/geocrit/b3w-637.htm (13) Idem ii (14) Idem ii

* Este texto es un extracto editado de un capítulo para la publicación sobre mujeres y soberanía alimentaria, que será editada próximamente por Entrepueblos y la Vía Campesina.

Artículos de esta sección
  1. Mujeres agriculturas: Gestoras de soberanía alimentaria
  2. INFORME DE SÍNTESIS
  3. “El Foro de Soberanía Alimentaria trae avances en varios frentes”
  4. RUMBO A NYELENI 2007 n°1
  5. RUMBO A NYELENI 2007 n°2
  6. La soberanía alimentaria: una ética de vida
  7. Nyeleni 2007-Foro por la Soberania Alimentaria a punto de marcha
  8. En debate, la soberanía alimentaria
  9. Un foro con aroma de mujer
  10. Agricultura: ¿cuál futuro?
  11. Soberanía alimentaria: una propuesta ciudadana
  12. Mujeres y campesinos en lucha por la soberania alimentaria
  13. El Foro de Soberanía Alimentaria comienza en Mali para cambiar la realidad del mundo campesino
  14. Brasil: los movimientos sociales cambian estrategia para segundo mandato de Lula
  15. "Comida para el pueblo"
  16. La agricultura sin plaguicidas químicos ni transgénicos es indispensable para alcanzar la soberanía alimentaria
  17. Peter Rosset: "alianzas concretas y acciones para el futuro" en la lucha por soberanía alimentaria
  18. La OMC, el FMI, el Banco Mundial y todas esas mierdas internacionales no representan los intereses de los pueblos
  19. Buscando la autonomía y la soberanía alimentaria
  20. Avanzando en la creacion de alianzas y en una estrategia comun por la soberania alimentaria
  21. La lucha de los trabajadores agrícolas estadounidenses llega al Foro Mundial por Soberanía Alimentaría
  22. México es un país peligrosamente dependiente por su falta de soberanía alimentaría
  23. Grandes desafíos para las campañas africanas por la reforma agraria y la soberanía alimentaria
  24. Los biocombustibles van desplazando a la producción de alimentos, alertan en Malí
  25. Alertan en foro alimentario sobre la crisis humanitaria por la migración
  26. Rechazo en Malí al uso de la comida como nueva arma del colonialismo
  27. Plantean en Malí promoción de políticas públicas para fomentar la agricultura
  28. Una visión de nuevos horizontes
  29. Los pueblos indígenas avanzan hacia la construcción de una alianza con el movimiento campesino
  30. Un paso mas en la lucha por la soberania alimentaria
  31. Declaración de las mujeres por la Soberanía Alimentaria
  32. Reforzar la participación campesina en el Magreb
  33. DECLARACIÓN DE NYÉLÉNI
  34. Agrocombustibles versus soberanía alimentaria
  35. Agrocombustibles versus soberanía alimentaria