Logo_Bulletin




[Nyeleni - Food sovereignty - Newsletter, Bulletin, Boletin]

Portada del sitio > Los boletines Nyéléni en español > Boletín núm. 20 - Agroecología y clima > Boletín núm. 20 - Destacados 1

Boletín núm. 20 - Destacados 1

Miércoles 3 de diciembre de 2014, por Manu

De la identidad histórica de la agroecología y la apropiación indebida

En un mundo que pretende privatizar y patentar todo, la agroecología ha sido puesta en la tapete de la gobernanza agroalimentaria mundial, donde la ciencia, las agencias multilaterales y hasta el sector privado piden cancha para reconocer su papel en el diseño de sistemas agrarios sustentables.
En un mundo que se asoma a reconocer la importancia de los y las productores de alimentos a pequeña escala, la agroecología parece ser apropiable y enajenable de sus protagonistas históricos.

Eduardo Sevilla Guzmán [1] dice “Una de las características de las sociedades capitalistas industriales lo constituye el papel que juega la ciencia, la institución a través de la cual se pretende el control social del cambio, anticipando el futuro con el fin de planificarlo. Los procesos de privatización, mercantilización y cientifización de los bienes ecológicos comunales (aire, tierra, agua y biodiversidad) desarrollados a lo largo de la dinámica de la modernización, han supuesto una intensificación en la artificialización de los ciclos y proceso físico-químicos y biológicos de la naturaleza para obtener alimentos”.

Por esto, urge más que nunca saber como nace la agroecología para usar lentes adecuados al pensar políticas públicas. Desde el origen de la humanidad, el conocimiento ha sido esencial para la vida, por eso la agroecología se ha desarrollado desde los saberes tradicionales acumulados históricamente por los campesinos y campesinas, a los que se han ido sumando los conocimientos científicos de los últimos siglos.

Son las y los campesinos y los pueblos indígenas los que han identificado, adaptado e incorporado nuevos elementos para mejorar la producción de alimentos, manteniendo sus identidades culturales sin dañar a la naturaleza. Ésta, es la única forma de desarrollar diseños creativos de producción y circulación de alimentos. Los saberes y experiencias campesinas, acorraladas por el capitalismo en sus distintas expresiones, renacen desde sus orígenes y se refrescan, mostrando, con creatividad y legitimidad, resultados visibles y la certeza, en el contexto actual, de que es posible vivir dignamente en el campo manteniendo la identidad campesina e indígena.

La agroecología es el modelo productivo, social, económico, organizativo y político de vivir en el campo de los y las productores de alimentos a pequeña escala, que devuelve a los alimentos su papel social, en oposición al sistema capitalista que los reduce a una simple mercancía. Tiene la particularidad única de no ser un modelo homogéneo, sino que acoge todas las agro e hidro culturas locales protagonizadas por mujeres y hombres campesinos, agricultores familiares, pastores, de pueblos indígenas, pescadores artesanales y extractivistas de bosques y manglares, que defienden el territorio y la tierra, las semillas, todos los bienes de la naturaleza, la soberanía alimentaria y el buen vivir.

Pero la agroecología también implica un cambio de paradigma en las relaciones sociales, políticas, económicas y entre sociedad y naturaleza, transformando los patrones de producción y consumo para construir la soberanía alimentaria de los pueblos del campo y la ciudad. Sabemos que la agroecología es el único modelo capaz de alimentar a los pueblos del mundo, pero solo a través de sus protagonistas: las campesinas y campesinos y pueblos indigenas.

La agroecología está en el tapete y va camino a ser protagonista en muchos espacios que han olvidado a las y los verdaderos protagonistas de esta revolución agroalimentaria. Por eso, las recomendaciones de los gobiernos deben asumir y promover que serán los productores de alimentos a pequeña escala los que implementarán estos cambios políticos, económicos y agroalimentarios, transformadores de, y desde, los territorios.


[1Eduardo Sevilla Guzmán, Agroecología y agricultura ecológica: hacia una “re” construcción de la soberanía alimentaria, Revista Agroecológica, Universidad de Murcia, Volumen 1, 2006.