Logo_Bulletin




[Nyeleni - Food sovereignty - Newsletter, Bulletin, Boletin]

Accueil > Los boletines Nyéléni en español > Boletín núm. 44 - La comunicación de la soberanía alimentaria > Destacados

Boletín núm. 44 - La comunicación de la soberanía alimentaria

Destacados

dimanche 13 juin 2021, par Manu

destacados - El papel de las comunicaciones populares rurales en las luchas de los pueblos

La comunicación es una herramienta fundamental para todas las luchas, pero se hace imprescindible en aquellas que se encuentran dispersas territorialmente. La lucha campesina puede tener distancias físicas de miles de kilómetros entre personas, pero es una sola lucha. La comunicación popular en el medio rural tiene diversos roles : transmitir conocimiento, resistir a los medios corporativos, reconocer a otras comunidades, llegar donde los medios hegemónicos no llegan, trabajar desde la solidaridad, aportar a la educación popular y sostener la lucha.

Conversamos sobre comunicación popular y rural con : Viviana Catrileo, dirigenta de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas de Chile (ANAMURI), que es parte de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC-La Vía Campesina) ; Elizabeth Mpofu, coordinadora general de La Vía Campesina, desde Zimbabwe ; Anuka De Silva, del Movimiento por la Tierra y la Reforma Agrícola de Sri Lanka (MONLAR, por sus siglas en inglés), integrante del Comité de Coordinación Internacional de La Vía Campesina (ICC, también por sus siglas en inglés), y del medio de comunicación campesino Visura Radio.

“Las comunicaciones rurales populares existen en muchas formas diferentes y se basan en nuestras tradiciones como campesinos e indígenas. Estas incluyen canciones campesinas, místicas, pinturas, arte, danza, entre otras cosas”, cuenta Elizabeth Mpofu sobre el rol de la comunicación hacia adentro de las comunidades. Estas comunicaciones tienen su clave en el traspaso intergeneracional con diversos objetivos : “no solo para afirmar nuestra identidad y pertenencia, sino también para perpetuar nuestra armonía con la madre tierra, nuestra fuente de vida, nuestra gratitud por nuestras fuentes de alimentación, y para preservar la dignidad y el respeto por la humanidad”.

Contar historias de lucha y de resistencia, traspasar enseñanzas y aprendizajes sobre las formas de organización y sociedades, se hace esencial. Especialmente, dice Viviana Catrileo, en tiempos en que “la modernidad y las concepciones capitalistas de desarrollo han venido pulverizando el valor de la vida multidimensional en nuestros territorios y sus diversidades culturales y espirituales, ligadas a la filosofía del ’kvme mogen’ o vivir bien en su máxima expresión”.

Para Anuka De Silva los medios populares son necesarios porque las comunidades no tienen espacios en los medios masivos de comunicación y muchas veces tampoco tienen acceso a ellos. “Realmente necesitamos construir un grupo solidario de medios de comunicación fuertes para la lucha del pueblo”, dice.

La comunicación popular conecta personas, une luchas, promueve solidaridad y traspasa las fronteras. Desde la experiencia de La Vía Campesina, Mpofu cuenta que el lema de ese inmenso movimiento mundial, “Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza”, se ha visto materializado gracias a los medios ciudadanos y comunitarios que en sus palabras “han creado una red de solidaridad global y construido alianzas”. “A través de la conciencia creada por los medios alternativos, hemos podido crecer y conectar los puntos de nuestras luchas para construir el movimiento por la soberanía alimentaria”, agrega Mpofu. Desde Sri Lanka, Visura Radio comparte conocimiento de agricultores y agricultoras, problematiza temas como la salud y el impacto ambiental, y cuenta historias que muestran la posibilidad y los beneficios de construir una realidad más vivible. Este es su aporte para fortalecer y construir soberanía alimentaria.

Ninguna iniciativa que desafíe al poder está libre de dificultades y riesgos. De Silva nos cuenta : “tenemos un gobierno militar aquí, están tratando de controlarnos, hemos sufrido alguna amenaza a la seguridad”. Catrileo también repara sobre ello : “Soñar y comunicar desde la vereda anti hegemónica es cada vez más peligroso y más difícil cuando somos los pueblos empobrecidos y saqueados quienes pretendemos hacer nuestra comunicación alternativa al modelo neoliberal”. “La criminalización de la protesta social recae también en los medios y sus comunicadores/as populares porque constituye a la vez una amenaza para el orden establecido”, añade la campesina chilena.

Del mismo modo, es un gran desafío sostener la independencia económica y la falta de recursos materiales. La gestión del tiempo y la insuficiente cantidad de personas para asumir tareas (muchas veces no hay recursos para salarios) también son cuestiones a las que deben sobreponerse los medios populares para continuar su trabajo.

La comunicación es parte de un todo. En palabras de Mpofu, es un ingrediente más de lo que será el plato final. “La Vía Campesina es como una olla que cocina, y combina y mezcla los diferentes ingredientes para convertirse en una buena comida sabrosa y saludable, en la que el comensal puede identificar los ingredientes individuales mientras disfruta de la comida integral. Así es como La Vía Campesina le da importancia a las comunicaciones rurales populares : abraza la diversidad para construir una voz colectiva”.

En esta diversidad encontramos la intersección de luchas, la necesidad de una comunicación popular, rural y con perspectiva feminista. “Ese feminismo que busca reivindicar a las mujeres en la lucha histórica de los pueblos y sus revoluciones es una invitación a sumar las voces que han estado en el anonimato y la marginación de siglos patriarcales”, asegura Catrileo. Subraya, además, el cruce con lo territorial. “Las luchas campesinas y populares en las que nos enmarcamos las mujeres tienen expresiones claras en los territorios, en el cuidado, respeto por la madre tierra y la defensa de la biodiversidad que sustenta el equilibrio de la naturaleza”.

Las comunicaciones populares rurales son claves en la lucha de los pueblos. Acompañan, construyen, difunden y unen las luchas, a la vez que enseñan a vivir de otras formas. Dice Mpofu : “cada vez que nos reunimos como La Vía Campesina, cantamos, bailamos, hacemos místicas e intercambiamos información de una manera que no promueve la competencia entre integrantes, sino que los complementa”.