Logo_Bulletin  

Boletín Nyéléni - ¡Ha llegado el momento de la Soberanía Alimentaria!

Suscribirse a nuestro boletín







La soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, y su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo. Esto pone a aquellos que producen, distribuyen y consumen alimentos en el corazón de los sistemas y políticas alimentarias, por encima de las exigencias de los mercados y de las empresas (...) Declaración de Nyéléni

Nyeleni Europe
Logo_Bulletin


Boletín núm. 29 - Cuadros

Cuadro 1 - Chile vs Tratado Trans Pacífico

Cuando Trump anunció la retirada estadounidense del TPP, mucha gente pensó que el acuerdo terminaría.
Pero la gente en Chile lucha contra el TPP, con la seguridad de que alguna versión prevalecerá.
Estos puntos son parte de una síntesis de riesgos con que la CLOC-Vía Campesina y GRAIN informan a la población.
1. El TPP es un acuerdo siempre cambiante, que otorga más margen de maniobra a las corporaciones mientras cierra los canales para que la gente alcance la justicia.
2. La soberanía nacional se volverá ambigua ; los países perderán libertad para legislar, desarrollar políticas o planear fuera del TPP.
3. Los países se someten a tribunales privados paralelos mediante mecanismos de solución de disputas (ISDS) que imponen compensaciones si las corporaciones no obtienen las ganancias que suponen, debido a acciones gubernamentales.
4. El TPP promueve “cadenas de abastecimiento transnacionales” vinculando agricultores con grandes corporaciones para producir según estándares agrícolas industriales con bajos sueldos, condiciones deplorables y sin seguridad ni salud. Se imponen pagos demorados, bajos precios y normas productivas estrictas. Los países se comprometen incluso a armonizar sus leyes laborales, lo que daña los derechos de los trabajadores.
5. El TPP promueve propiedad intelectual (DPI) restrictiva y expansiva sobre medicamentos en beneficio de las farmacéuticas. Pueden privatizarse plantas, materiales vegetativos y la vida misma. Usar, guardar e intercambiar libremente semillas sería criminalizado incluso con cárcel. Aun fotocopiar para uso propio es penalizado si la corporación se queja. Los sistemas de saberes locales y tradicionales terminarán en algún esquema de DPI, erosionando las relaciones comunitarias y su cultura.
6. El TPP prohíbe cualquier protección estatal a las empresas nacionales si afecta las ganancias corporativas.
7. Hay tendencia a privatizar muchas funciones del gobierno.
8. El TPP mandata aceptar cultivos transgénicos, eliminando barreras al comercio de los mismos.
Estas advertencias son parte de la campaña educativa para enfrentar en Chile al TPP.

Cuadro 2 - Atar los productores a las corporaciones

Un proyecto importante del Foro Económico Mundial es Nueva Visión en Agricultura (apodado Grow o VIDA en Latinoamérica) encabezado por 17 agronegocios alimentarios. Pretende establecer lazos entre los y las productores agrícolas de Asia, África, y Latinoamérica con corporaciones que lucrarán de este vínculo. Esta nueva visión la promueven mediante las herramientas de varios tratados de libre comercio (FTA) que promueven la lógica de “asociaciones público-privadas [1]" y “soluciones de mercado”. Gigantes como Pepsico, Nestlé y Monsanto, y gobiernos implicados, prometen “aumentos en la producción alimentaria, sustentabilidad ambiental y oportunidades económicas globales”.

Esta iniciativa incrementará el control corporativo sobre mercados y cadenas de abastecimiento. Aunque argumentan promover seguridad alimentaria y beneficiar a los pequeños productores, Grow/VIDA expande la producción de un puñado de mercancías de exportación que benefician a unas cuantas corporaciones.

Grow/VIDA fue lanzado en 2009 implicando compañías agrícolas, alimentarias y de comercialización que promueven sus intereses comunes en “foros políticos clave”. El núcleo del proyecto es armar cadenas de abastecimiento de mercancías de exportación integradas verticalmente a mercados particulares, privilegiando una agricultura por contrato.

Esto crea dependencia de los agricultores a las corporaciones. Profundiza la segregación de los campesinos locales que producen sus propios alimentos con sus medios y sus semillas, y argumenta beneficiar a la gente atada a agricultura por contrato (con “alta tecnología” e insumos químicos), mientras los obliga a aceptar pagos demorados y los precios bajos que pagan los gigantes minoristas.

El esquema funciona en doce países africanos, cinco asiáticos y cuatro latinoamericanos que expanden el modelo de enormes monocultivos mecanizados, invernaderos con cultivos híbridos o transgénicos, y exigencias sinfín para quienes estén atados a las corporaciones, estándares estrictos y trabajadores que laboran en las peores condiciones posibles.

Cuadro 3 - Luchando en contra del PECR

El Partenariado Económico Comprehensivo Regional (abreviado PECR) es un mega-acuerdo regional de comercio e inversión negociado por los países miembros de la ASEAN y seis países asiáticos del Pacifico con los que el ASEAN tiene TLC bilaterales : Australia, China, India, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur.

Ellos armonizan las reglas de comercio entre ellos para formar un régimen común. Mas aún, existe un alto riesgo que esto traiga una agenda corporativa fuerte de los estados que firmaron el TPP con India, China y el sureste de Asia. El espacio político para que los gobiernos actúen estaría perdido. Las demandas críticas de los movimientos sociales en la región por el mejoramiento de los servicios públicos, una reforma agraria genuina, la protección de los y las productoras y vendedores de alimentos a escala pequeña y la revisión de los actuales tratados bilaterales de inversión pueden volverse imposible.

Desde el 2014, los grupos de la sociedad civil obtuvieron textos de negociación filtrados que fueron analizados. En el 2015, una gran reunión de activistas de los movimientos sociales y organizaciones de la sociedad civil se llevó a cabo en Kuala Lumpur dando paso para la organización de acciones coordinadas. Hoy organizamos días regionales de acción, comunicados colectivos, talleres, páginas web y trabajo de cabildeo para poner presión sobre los gobiernos. Las principales preocupaciones son : el acceso a medicamentos, la privatización de semillas, el acaparamiento de tierras, el impacto sobre los y las campesinas, los servicios públicos, la presión sobre los salarios y el incrementado control corporativo impuesto a través de los mecanismos de la solución de controversias entre inversores y Estados (SCIE). El llamado común es detener el PECR y no obtener otro mejor ! Con el futuro del Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP) puesto en duda, PECR puede cambiar de dirección y ganar fuerza. Debemos continuar trabajando para ponerle fin.

[1] Mas info – Boletín núm. 25, https://nyeleni.org/ccount/click.php ?id=95